Síntomas de la gastritis

Para muchos, las peores enfermedades que existen se localizan en el aparato digestivo. Este sistema es importante cuidarlo ya que es quien suministra al cuerpo todos los nutrientes que le vamos a ir dando por medio de la alimentación.

Si algo falla en él, vamos a sentirnos cansados, sin fuerzas y otros órganos empezarán a empeorar con el tiempo. Una de las enfermedades más comunes que se da en el aparato digestivo, concretamente en el estómago, es la gastritis. La gastritis se define como una inflamación o irritación que se da en las paredes del estómago debido a la falta de mucosidad gástrica.

Esta mucosidad es la que hace de protección para que los ácidos no corroan las paredes internas de este órgano. Si quieres conocer los síntomas que se asocian a esta enfermedad, abajo te vamos a seguir explicando.

Indicios de la gastritis

Sintomas de la gastritis

Existen muchos síntomas que son comunes entre los diferentes tipos de gastritis y otras enfermedades estomacales, pero hay que conocer muy bien cada síntoma para comprobar que el afectado puede sufrir esta enfermedad.

De la misma manera, no se pueden tomar estos síntomas como diagnóstico de una gastritis ya que primeramente lo que habrá que hacer es acudir a un médico para que sea él o un especialista el que realmente le analice y pueda diagnosticar eficazmente su enfermedad y el grado de esta. A continuación te vamos a mostrar una serie de síntomas que pueden darse en los enfermos por gastritis:

Malestar general

Es muy normal que el paciente no se encuentre con ganas de llevar una vida normal y se le note con pocas energías. Esto es debido a que la digestión se está haciendo mal y los nutrientes no son absorbidos con la eficacia que deberían. Ocasiona que se pierda la vitamina B12, necesaria para la absorción de otro tipo de minerales como es el caso del hierro y magnesio. Estos minerales se encargan de muchas funciones importantes del organismo y al escasear, estas funciones se realizan mal y de ahí el cansancio general.

Náuseas y vómitos

Este es un particular modo de autodefensa que nuestro organismo tiene para protegernos. Para que se regenere la mucosidad de nuestro cuerpo, debemos de conseguir que el nivel de acidez en el estómago sea mínimo, algo que no conseguimos si ingerimos comida, puesto que se pondría en marcha toda la mecánica para digerir dichos alimentos, secretando los jugos gástricos y dificultando una mejora de los tejidos estomacales.

Por eso el cuerpo cada vez que empieza a notar que es la hora de la comida empieza a sentir náuseas o incluso cuando comemos algo tenemos que ir rápidamente al baño para vomitarlo. En algunas gastritis este síntoma en forma de vómito puede llegar a contener algo de bilis pudiendo ser decisivo este detalle para ayudar al gastroenterólogo a diagnosticarle.

Eructos

Una persona que tiene mucha acidez en el estómago suele generar muchos gases que debe expulsarlos de la forma más rápida posible, es decir, eructando.

Abdomen hinchado

Muy relacionado con lo anterior. El cuerpo al generarse gases, el cuerpo se hincha, sintiéndose muy molesto y sin apenas ganas de moverse.

Efectos y indicios de gastritis

Dolor abdominal

Otro de los síntomas de la gastritis más comunes se encuentra en el dolor situado justo en la parte superior del abdomen. En esta parte si nos palpamos con las manos, es la zona en la que se sitúa el estómago, por lo que puede darnos una pista de que tenemos un problema en ese órgano.

Este dolor empieza justo después de comer, y ocurre debido a que el alimento se deposita en el estómago, comenzando este a trabajar, secretando los jugos gástricos, dañando la parte afectada por la gastritis.

Sangrado gástrico

Aunque nosotros no podemos verlo, a causa de las pequeñas úlceras que pueden producirse por los ácidos del estómago, este puede sangrar. Para conseguir observar este síntoma el médico o gastroenterólogo realizará una endoscopia en el interior de este órgano para ver las partes afectadas y el avance de la enfermedad. El sangrado gástrico solo aparece en casos muy avanzados de gastritis, llegando incluso a darse el caso de que este sangrado llegue a los intestinos.

Heces con sangre

Como continuidad al síntoma anterior, es posible que encontremos en nuestras heces sangre coagulada. Esto puede ser un indicativo claro de nuestro problema. En otros casos, uno de los los síntomas de gastritis consiste en que las heces tengan un color muy oscuro, casi negro.

Fiebre

Por lo general cuando nuestro cuerpo se encuentra bajo una infección, el organismo empieza a producir anticuerpos, dándonos dolores de cabeza e incluso fiebres. Esto es más habitual cuando la gastritis ha sido originada por el Helicobacter pylori.

Diarrea

El estómago empieza a fallar y no consigue digerir correctamente los alimentos que le estamos dando, por eso es cuando se produce la diarrea.

Mal sabor de boca

En ciertas gastritis como la biliar o la alcalina, es muy común notar un mal sabor en el interior de la boca. Esto ocurre porque el Píloro, que es la válvula que se encuentra a la salida del estómago y que conecta con el duodeno para dar paso al intestino delgado, falla y no consigue cerrarse correctamente. Esto hace que toda la bilis, que se vierte en el duodeno para seguir digiriendo el bolo alimenticio vuelve hacia atrás y entra dentro del estómago. Este proceso se llama reflujo y hace que nuestra boca tenga un sabor parecido al que tendríamos si estuviéramos chupando una moneda de metal.

Estos son algunos de los síntomas de gastritis más comunes, existen otros diferentes, por lo que te recomendamos dar un vistazo a otros artículos de nuestra web, en los que hablamos de forma concreta sobre las diferentes variantes de esta enfermedad.

¿Quieres olvidarte de la gastritis para siempre?

No soy médico, tampoco nutricionista ni gastroenteróloga (especialista en problemas con el aparato digestivo), pero he superado la gastritis por mi cuenta tras haber consultado a varios de estos especialistas sin grandes resultados.

Estuve sufriendo la gastritis durante mucho tiempo, e incluso me tuvo paralizada en la cama algunos días muy malos, hasta que encontré la forma de combatirla sin pastillas y sin tener que estar midiendo todo lo que como cada día.

Si quieres saber cómo lo conseguí y qué puedes hacer para dejar de tener que sufrir por tu estómago día tras día, te recomiendo que le eches un vistazo a mi historia personal.

QUIERO LEER TU HISTORIA Y SABER CÓMO LIBRARME DE LA GASTRITIS Ir a Basta de GastritisIr a Basta de GastritisIr a Basta de Gastritis

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Pin on Pinterest0
Media 4.5 de un total de 11 votos.

LEER MÁS SOBRE EL TRATAMIENTO PARA LA GASTRITIS