Gastritis atrófica: qué es, síntomas, causas y tratamiento

Tratamiento para la gastritis atrófica

La gastritis es una enfermedad que no se le da toda la importancia que necesita en la sociedad. Pensamos que un dolor de estómago es algo repentino y que no puede desencadenar en otras afecciones, o simplemente que una vida llena de excesos solamente puede repercutir en otros órganos y no en el estómago en particular.

Cuando no se trata debidamente o no se diagnostica puede ocasionar grandes problemas a nuestro organismo, desde una pérdida de peso, irritación de todo el aparato digestivo, malestar general, o en casos graves, aumentar las probabilidades de tener cáncer debido a las úlceras estomacales, entre otros problemas.

De aquí la importancia de conocer qué es y cuál es el tratamiento para la gastritis atrófica.

¿Por qué se llama así?

Cuando una persona sufre una inflamación de la mucosidad gástrica, decimos que sufre gastritis (ver más). Esta puede ser una gastritis leve y ser algo aislado y que puede con un pequeño tratamiento eliminarse con facilidad, o puede ser una gastritis crónica. Las gastritis crónicas son aquellas que se prolongan durante un periodo de tiempo prolongado (meses o años).

Dentro de la clasificación de las gastritis crónicas, tenemos la gastritis atrófica, la cual se genera por la inflamación de la membrana interna del estómago durante años. Existen diferentes tipos en base a las causas que la generan, de esto hablaré en la siguiente sección.

Causas de la gastritis atrófica

Las causas de la gastritis atrófica son varias y en base a ella podemos establecer diferentes clasificaciones.

Hábitos de vida y antiinflamatorios: Gastritis atrófica química

El estrés, la ingesta de alcohol, la toma no controlada de medicamentos antiinflamatorios y el uso de ciertas drogas como el tabaco pueden propiciar la aparición de esta afección.

Procesos autoinmunes: Gastritis atrófica tipo A

A pesar de lo descrito anteriormente, son muchas las investigaciones que hablan de que uno de los factores primordiales para que surja la necesidad de tratamiento de la gastritis atrófica, es la autoinmunidad.

Esto es debido a que el propio organismo detecta a las células de la membrana interna del estómago como dañinas para nuestro cuerpo y las ataca. Hablo más sobre ella en este post: Gastritis autoinmune

Helicobacter Pylori: Gastritis atrófica tipo B

Finalmente otra de las causas más comunes es la infección por la bacteria Helicobacter Pylori.

Estas bacterias entran en nuestro cuerpo por medio del consumo de alimentos mal cocinados, en mal estado o por beber agua contaminada con dicho germen (entre otras formas) y pueden destruir de forma gradual las células de la membrana interna del estómago.

Síntomas de la gastritis atrófica

Tratamiento para la gastritis atrófica

Existen algunos síntomas de gastritis consideran comunes a la enfermedad, como son los dolores estomacales fuertes, las náuseas constantes, acompañadas de vez en cuando de vómitos, la falta de apetito y sobre todo el malestar general que supone no tener una buena alimentación, encontrándose generalmente sin fuerzas para llevar adelante los quehaceres del día, repercutiendo a que se genere más estrés.

Pero los más determinantes para detectar una gastritis atrófica los encontramos al realizarle un análisis de sangre al afectado y una gastroscopia.

Con la gastroscopia, estaremos tomando una muestra del tejido interno del estómago para analizarlo. En dicho análisis se comprueba si la pared estomacal se encuentra afectada, o si hay un foco generalizado de bacterias que pueda ser la precursora de este mal.

Cuando se realiza el análisis de sangre, lo que busca es ver los niveles de hierro, proteínas y vitamina B12 en sangre.

En el caso de tener déficit de vitamina B12 podemos presentar los síntomas típicos de la anemia, es decir: sensación de desfallecimiento, palpitaciones, mareos, sensación de debilidad o zumbido en los oídos, así como también inestabilidad durante la marcha, inestabilidad mental u hormigueo en las extremidades.

Cómo tratar la gastritis atrófica

El mejor tratamiento para la gastritis atrófica ante todo es la prevención. Si se conoce antes de que se origine la enfermedad las medidas a tomar para que no se produzca, podría suponer grandes mejoras y evitar problemas mayores.

Fármacos

A nivel farmacológico, existen medidas para erradicar la gastritis. Entre ellas se encuentra la eliminación por medio de antibióticos la bacteria Helicobacter Pylori.

También se pueden requerir medicamentos para reducir la acidez de estómago, como es el caso de los antiácidos.

Finalmente, en el caso de la autoinmunitaria, generalmente deberán ser tratadas con un tratamiento con vitamina B12.

Cambio de vida

No solo las personas que sufren ya de una gastritis deben de acondicionar mejor su vida, sino todas las personas deberían de llevar una vida saludable. Existen una serie de pautas que se deben seguir para mejorar el estilo de vida:

  • Comer 5 veces al día puede ser recomendable. De esta manera el cuerpo no siente hambre, y se encuentra siempre con energía. Las personas que comen una única vez o dos (almuerzo y cena) pasan mucha más hambre y suelen comer grandes cantidades, lo cual puede acabar pasando factura a su estómago.
  • Se debe evitar además de las comidas copiosas, los alimentos grasos, elaborados industrialmente, muy sazonados o con especies, y aquellos que tienen mucho picante.
  • Debes darte un respiro. El estrés puede hacer daño al organismo, como el corazón o en este caso, el estómago.
  • Debes eliminar completamente los hábitos relativos a la bebida alcohólica o a fumar. Se ha comprobado que todos estos hábitos pueden resultar dañinos en los procesos digestivos.

De la gastritis atrófica a la metaplasia intestinal

Fuentes y referencias:

Ante cualquier dolor o problema de salud y/o en caso de buscar asesoramiento, tienes que acudir a un médico. Recuerda que estos consejos son complementarios y que nunca te debes autodiagnosticar.


Escrito por el equipo de TratamientoGastritis.net


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


PARA LEER MÁS SOBRE ESTA AFECCIÓN GÁSTRICA: