Gastritis autoinmune: qué es, síntomas, causas y tratamiento

Tratamiento para la gastritis autoinmune

Entre los sistemas que hay en el cuerpo humano, de los que más enferman en el transcurso de una vida normal, es el sistema digestivo. Esto es debido en gran parte a que es el que más entra en contacto con agentes externos al organismo.

En esta ocasión te hablo una afección de estómago: la gastritis autoinmune. Sigue leyendo para aprender qué es, cuáles son sus causas, sus síntomas y sus principales tratamientos.

¿Qué es la gastritis autoinmune?

Es un tipo de gastritis atrófica, concretamente la Tipo A, caracterizada por la disminución de las células parietales (situadas en las glándulas oxíniticas del estómago) y de las zimogénicas, generadoras del ácido clorhídrico, del factor intrínseco y de la pepsina respectivamente.

Esta afección provoca la atrofia de la mucosa gástrica, ocasionándose así la gastritis. Ahora bien, ¿qué es la gastritis?

El estómago es uno de los órganos más importantes dentro del sistema digestivo ya que va a ser el encargado de disolver los alimentos que hemos ingerido, con el fin de que lleguen a nuestros intestinos con una disposición mucho más simple y allí se pueda llevar la absorción de los nutrientes eficazmente.

Esta digestión se lleva a cabo porque en el estómago se segregan unos jugos gástricos que contienen una gran variedad de ácidos que van a encargarse de la labor de destrucción de los alimentos en partículas más pequeñas.

Estos ácidos son muy corrosivos, por lo que el estómago tiene una mucosidad que recubre por completo todas sus paredes internas a fin de protegerlas de esta acidez.

El problema se genera cuando esta capa empieza a debilitarse o a desaparecer debido a diferentes causas. Cuando dicha mucosidad se debilita, es más probable que los ácidos dañen e irriten las paredes estomacales, originando así la gastritis.

Tratamiento para la Gastritis Autoinmune

Causas de la gastritis autoinmune

La causa de esta afección es la generación de anticuerpos que atacan a las células parietales y/o al factor intrínseco. El factor intrínseco permite que absorbamos la vitamina B12. Si este desaparece, aparece entonces la anemia perniciosa, en la que, debido a la escasez de vitamina B12, se reduce la cantidad de glóbulos rojos generados.

Algunos factores de riesgo que pueden producir déficit de vitamina B12 pueden ser la pancreatitis.

Algunas enfermedades que afectan a la pared intestinal, como es el caso de la enfermedad de Crohn, también pueden ser causantes la administración de algunos fármacos sin supervision y de forma incorrecta (azatioprina, metformina, colestiramina) así como la presencia de microorganismos intestinales anómalos.

Síntomas de la gastritis autoinmune

Muchos de los síntomas que encontramos en una gastritis autoinmune son iguales que los que podemos encontrar en otra gastritis común, exceptuando algunos ocasionados por la anemia perniciosa.

Falta de apetito y pérdida de peso

Entre los síntomas más comunes está la falta de apetito. El estómago puede empezar a mandar mensajes al cerebro para hacer que inconscientemente dejemos de comer.

La razón de esto es que al comer menos estamos evitando que el estómago segregue más ácido gástrico. Si la falta de apetito se hace muy continuada y el paciente no come, empezará a sentirse débil y sin fuerzas debido a la desnutrición.

Náuseas y vómitos

De la misma manera el cuerpo también va a intentar expulsar todo alimento que pueda provocarle daños al estómago, por eso si comemos copiosamente el cuerpo va a sentirse fatigado y se aumentará el riesgo de vómitos.

Malestar general

Cuando el enfermo lleva varios días sufriendo una gastritis de esta índole, es muy común que empiece a sentirse mal, con el cuerpo decaído, no se levante de la cama y no quiera seguir su ritmo diario de vida. Esto es debido a que empieza a sufrir un desgaste a causa de la desnutrición y de la deshidratación, ya que son muy comunes también en estos procesos las diarreas.

Síntomas de la anemia perniciosa

Aunque el paciente tenga todos los síntomas que hemos relatado con anterioridad, es la anemia perniciosa la que puede ayudar al profesional médico a diagnosticar la gastritis autoinmunitaria.

Para diagnosticar una gastritis no solamente tenemos que guiarnos por los síntomas que el paciente puede sentir, sino que generalmente se tiene que realizar algunas pruebas para analizar si estamos hablando de una gastritis o de otra enfermedad digestiva.

Síntomas y factores que causan la gastritis autoinmune

Entre las pruebas que se realizan está la gastroscopia. En esta prueba realizaremos una biopsia al paciente recogiendo muestras del interior del estómago. Con ellas se comprobará su estado y sobre todo si hay indicios de una infección por la bacteria Helicobacter Pylori.

En otra de las pruebas que se realizan, que consiste en una extracción de sangre, se analizará si el paciente sufre un déficit de la vitamina B12.

Ahora sí, algunos de los síntomas de la anemia son:

  • Debilitad.
  • Sensación de mareo y desfallecimiento.
  • Palpitaciones y zumbidos en el oído.
  • Dolor en el pecho.

Tratamiento para la gastritis autoinmune

Cuando el médico diagnostica una gastritis autoinmune, suele aconsejar al paciente una serie de medidas o tratamientos que debe seguir con tal de eliminar la causa que ha provocado su afección y además recuperar la salud que ha perdido.

Entre los tratamientos está llevar una vida sana en la que el afectado realice ejercicio, tenga una dieta equilibrada libre de grasas y excesos con el alcohol, y sobre todo rica en vitamina B12, ácido fólico, hierro y vitamina C.

En resumen, el tratamiento que se suele seguir se basa en estabilizar los niveles de vitamina B12 en el organismo, llegando a ser inyectada en casos específicos.

Vídeo sobre las enfermedades autoinmunes

Fuentes y referencias:

Ante cualquier dolor o problema de salud y/o en caso de buscar asesoramiento, tienes que acudir a un médico. Recuerda que estos consejos son complementarios y que nunca te debes autodiagnosticar.


Escrito por el equipo de TratamientoGastritis.net


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


PARA LEER MÁS SOBRE ESTA AFECCIÓN GÁSTRICA: