Gastritis fúndica: qué es, síntomas, causas y tratamiento

Tratamiento para la gastritis fúndica

La gastritis fúndica es uno de los diferentes tipos de gastritis que podemos encontrarnos actualmente, entrando dentro de las llamadas gastritis crónicas. Afecta a la zona fúndica o lo que es lo mismo al fondo del órgano haciendo que la capa de mucosidad se vea reducida por lo que los ácidos atacan dicha zona consiguiendo dañarla e incluso atrofiarla.

Son muchas las causas que podemos describir para que se origine una gastritis pero las más comunes que podemos encontrar son personas que viven bajo los efectos del estrés y que además no llevan una alimentación muy saludable, basándose esta en comidas muy copiosas y con gran aporte calórico, proveniente sobre todo de alimentos grasos o muy picantes.

Es una enfermedad que puede verse tanto en niños como en adultos, siendo más habitual lo segundo.

Síntomas de la gastritis fúndica

Son muy parecidos a las que podemos encontrar en cualquier otra gastritis, pero llegan a tener más semejanzas con las de carácter atrófico.

Antes de describirte cuáles son los posibles síntomas de la gastritis debes saber que es importante que en el momento que empieces a sentir algunos de los síntomas que se indican, acudas urgentemente a tu médico, ya que será él quien tenga la formación adecuad para poder diagnosticarte y darte el mejor tratamiento para tu afección.

Para que el doctor empiece a diagnosticarte de una posible gastritis tienes que comentarle cómo te has sentido en las últimas semanas, siendo muy común los casos en los que la persona con esta enfermedad nota como justo después de comer empieza a dolerle la zona abdominal.

También puede ocurrir que comience a sentir náuseas o incluso vómitos. En todo caso, debes comentarle todas las molestias e inquietudes, así como todo lo que el profesional te pregunte.

De este modo, según el criterio médico, se valorará la realización de un análisis de sangre o una gastroscopia como pruebas complementarias para llegar a un diagnóstico certero.

El análisis de sangre nos va a mostrar los índices de hierro, calcio y vitamina B12 que tenemos en el organismo.

Esto se puede observar debido a que este tipo de gastritis hace que la absorción de vitamina B12 sea casi nula, por lo que ciertos minerales esenciales para el buen funcionamiento del cuerpo dejan de ser también absorbidos y procesados, habiendo un déficit enorme en el cuerpo, que es lo que crea además un malestar general, mezclado con una sensación continua de cansancio.

Por otro lado, con la gastroscopia se va a mirar el interior del estómago del paciente en busca de alguna anomalía que cause los indicios que hemos descrito. Para diferenciar la gastritis fúndica de otra, tendremos que fijarnos en el fondo de este órgano, que es donde va a verse reflejado todos los problemas y daños.

Una característica clave es que se ven rugosidades en las paredes del estómago, además de un déficit de mucosa gástrica en las mismas.

De todos modos, recuerda que es el especialista quien realmente esta formado para valorar los síntomas, pedir pruebas complementarias y analizarlas para llegar a un diagnostico, por lo que te recomendamos que le consultes a él en todo caso.

Tratamiento de la gastritis fúndica

Tratamiento de la gastritis fúndica

Los tratamientos son muy variados, pero no se deben tomar a la ligera ya que, solamente el médico que ha analizado su patología, puede recetarle un tratamiento eficaz para su tipo de gastritis.

El problema que tiene la gastritis fúndica, es que entra dentro de la gastritis crónica, lo que significa que podrían seguir apareciendo los síntomas durante toda la vida, por lo que el paciente deberá estar en constante contacto con el especialista, para que periódicamente le haga pruebas, eliminando posibles riesgos.

Fármacos

De las primeras acciones que podría ver que su gastroenterólogo realiza es mandarle lo que comúnmente se conoce como protectores estomacales, que no son otra cosa que antiácidos que ayudan a eliminar la acidez de estómago, además de crear una capa protectora que recubre todas las paredes estomacales, haciendo que los ácidos no actúen ni dañen nuevamente la mucosidad.

En las farmacias se pueden encontrar muchos tipos de antiácidos y productos que luchan para eliminar o reducir la acidez, pero hay que dejar al especialista la labor de decir cuál es el que en cada caso se necesita, puesto que algunos tienen compuestos que pueden hacer que mejore el tratamiento para la gastritis fúndica más que otros.

Si la causa de tu gastritis ha sido principalmente debida a la infección por la bacteria Helicobacter Pylori, puede consultar otro articulo de nuestra web donde se habla del tratamiento de esta.

Alimentación

Pensamos siempre que la mala alimentación lo único que nos hace es que engordemos o que nuestras arterias se llenen de colesterol pudiendo ocasionarnos un ataque al corazón, pero siempre descuidamos el resto de órganos que también se ven afectados por esta forma indebida de alimentación.

Por eso, y para que el estómago no siga sufriendo y pueda recuperarse, el paciente deberá de empezar a comer de manera sana, suprimiendo en todo momento comidas muy grasientas como por ejemplo las carnes o las hamburguesas de los restaurantes rápidos

También otro de los productos que debe dejar de consumir es el picante. Tanto las grasas como el picante son uno de los causantes principales para que el estómago funcione mal, debiendo de secretar mucho más jugos gástricos por lo que el porcentaje de ácidos aumenta.

Por la importancia que tiene la alimentación en este tipo de afecciones,  recomendamos siempre que se pida al médico unas recomendaciones sobre la comida que va a ser perjudicial para la gastritis fúndica, para así poder evitarla y obtener una mejor evolución de la patología.

Fuentes y referencias:

Ante cualquier dolor o problema de salud y/o en caso de buscar asesoramiento, tienes que acudir a un médico. Recuerda que estos consejos son complementarios y que nunca te debes autodiagnosticar.


Escrito por el equipo de TratamientoGastritis.net


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios (1)

  1. Luisa

PARA LEER MÁS SOBRE ESTA AFECCIÓN GÁSTRICA: