Gastritis hipertrófica: qué es, síntomas, tratamiento y causas

Tratamiento para la gastritis hipertrófica

Para hablar del tratamiento para la gastritis hipertrófica tendremos que comentar que se trata de uno de los tipos de gastritis más raro que se conocen actualmente y que también recibe comúnmente el nombre de enfermedad de Ménétrier, aunque realmente esta no es una forma real de gastritis.

Normalmente hablamos de gastritis para citar a una inflamación que se ha ocasionado por el contacto entre las paredes estomacales con el ácido que contiene los jugos gástricos destinados a la digestión. Sin embargo, esta gastritis tiene su origen en los pliegues que tiene el revestimiento mucoso que protege el interior del estómago.

Estos pliegues empiezan a inflamarse y la mucosidad gástrica empieza a sobresituarse, dejando algunas zonas desprotegidas.

Causas de la gastritis hipertrófica

Es curioso que a día de hoy no se tenga constancia de por qué ocurre este tipo de gastritis, a diferencia de otras clases de esta enfermedad.

La única relación que se presenta en el mayor número de casos de gastritis hipertrófica es que estas personas no secretan ácido clorhídrico.

El estómago al hacer la digestión y para poder procesar bien los alimentos, segrega sobre estos los jugos gástricos, que gracias a la corrosividad de los ácidos que incluye, van a conseguir descomponer el bolo alimenticio para que al intestino delgado le sea mucho más fácil absorber los nutrientes que necesita.

En una persona sana, en la composición de sus los jugos gástricos se encuentra el ácido clorhídrico, estudiándose además que tienen muy baja producción de ácido dentro de su estómago, por lo que puede llegar a ser un foco importante de infecciones, ya que si fuese un estómago sano, el nivel de acidez sería medio, pero esta acidez dentro de los parámetros normales mantiene a raya a las bacterias, eliminándolas por completo, a excepción de la Helicobacter pylori que es de las únicas capaces de resistir estos altos niveles de acidez.

Síntomas de la gastritis hipertrófica

A pesar de que tiene una causa completamente diferente al resto de gastritis, sus síntomas son muy parecidos, dándole pistas al médico de lo que puede ocurrirle.

Las personas que sufren gastritis de tipo hipertrófica van a empezar sintiéndose muy cansadas y decaídas, con falta de apetito mezclado con náuseas y vómitos. Esto es debido a que el organismo siente que existe un problema dentro del estómago, por lo que nos manda señales, eliminando el apetito, y haciendo que aparezcan las náuseas cada vez que vemos u olemos comida.

Haciendo esto, el cuerpo se asegura que nada va a ir a parar al estómago, pudiéndole ocasionar más daños. El afectado al no conseguir comer, tendrá signos de desnutrición, llegando a perder peso en muy poco tiempo.

Otro de los síntomas que pueden comprobarse es cuando las deposiciones se vuelven más oscuras llegando a ser de tonos negruzcos o empiezan a ser diarreas muy frecuentes y con rastros de sangre.

El especialista, aparte de diagnosticar al paciente mirando los síntomas que se han descrito, deberá de asegurarse realizando una endoscopia para comprobar el estado del estómago por dentro.

En él podremos ver como los pliegues del estómago son muy diferentes al de un estómago normal, por lo que tendremos asegurado el diagnostico de gastritis hipertrófica.

En ocasiones el gastroenterólogo va también a pedirle que se realice un análisis de sangre, ya que es muy común e personas que sufren gastritis que los índices proteínicos se vean reducidos, al igual que la absorción de la vitamina B12, encargada de muchas funciones en nuestro organismo, como la de procesar las proteínas y también minerales tales como el magnesio y el hierro.

Tratamiento de la gastritis hipertrófica

Tratamiento para gastritis hipertrófica

Te voy a indicar los tratamientos más populares para esta enfermedad. Pero antes quiero recordarte que ningún tratamiento debe seguirse sin seguir antes las recomendaciones del médico profesional, ya que será él quien conozca tu caso mejor que nadie, conociendo los fármacos y tratamientos que te serán de mejor ayuda.

Para empezar, el enfermo deberá de cuidar su dieta ya que no solo va a afectarle a la salud de su estómago, sino a la de su tránsito intestinal.

Al comer comidas muy abundantes estos van a parar al estómago, el cual debido a la baja acidez le va a ser muy difícil poder digerir correctamente los alimentos, por lo que tampoco van a poder ser absorbidos debidamente en el intestino.

Deberá de tener durante el tratamiento una dieta blanda supervisada por el médico con el fin de facilitarle al cuerpo la digestión.

Para intentar mejorar, el paciente deberá eliminar toda aquella sustancia que pueda poner en riesgo su salud, como es por ejemplo el consumo de alcohol, tabaco y también cafeína o teína.

Como último apunte en el tratamiento para la gastritis hipertrófica, es posible si después de haber sido diagnosticado y haber seguido el tratamiento que el experto ha dispuesto para el enfermo sigue sin haber mejoría, es posible que este mande operar para eliminar la parte de estómago que está afectado por la gastritis o trasplantar uno nuevo.

Fuentes y referencias:

Ante cualquier dolor o problema de salud y/o en caso de buscar asesoramiento, tienes que acudir a un médico. Recuerda que estos consejos son complementarios y que nunca te debes autodiagnosticar.


Escrito por el equipo de TratamientoGastritis.net


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


PARA LEER MÁS SOBRE ESTA AFECCIÓN GÁSTRICA: