Remedios caseros para la gastritis

Esta puede ser una enfermedad muy molesta, ya que nos causa mucho malestar a la hora de ingerir alimentos, ocasionando dolores, náuseas o incluso vómitos, y que si no se pone remedio puede verse complicada en enfermedades más graves.

Si usted la sufre o la ha sufrido alguna vez, sabrá de lo que estamos hablando y le gustará conocer todos los remedios caseros para la gastritis, que ataca al estómago irritando e inflamando sus paredes interiores. A continuación va a conocer mucho de los remedios naturales, tanto a nivel farmacológico como a nivel natural para paliar una gastritis. Si buscas soluciones caseras para la gastritis, sigue leyendo este artículo, está hecho para ti.

Remedios naturales para la gastritis

Remedios caseros para la gastritis

Algunas veces es aconsejable acompañar el tratamiento de la gastritis con terapias naturales. Esas personas pueden optar por probar remedios naturales para la gastritis con los que poder combatir y mejorar su afección.

Jengibre para la gastritis

El inicio del uso de esta raíz proviene de los países orientales que ya desde la antigüedad la utilizaban para hacer ungüentos, infusiones y apósitos con los que curar a sus guerreros o mejorar en salud a la nobleza. En la actualidad se utiliza tanto para hacer comidas como para seguir disfrutando de sus múltiples beneficios.

Tomando infusión o un zumo realizado con jengibre, conseguirá calmar la acidez de su estómago, además conseguirá mejorar su flujo sanguíneo, pudiendo hacer que lleguen más nutrientes al estómago en sí, y este pueda regenerarse mucho más rápido.

Agua con limón

Aunque pueda parecer extraño por la acidez que contiene el limón, este remedio es ideal para tomar antes de cada comida y engañar al estómago. La lógica que contiene este truco es muy fácil de entender.

Si antes de comer tomamos un vaso de agua con el zumo de un limón, al estómago no le va a sentar para nada mal esta acidez, sin embargo, los nervios que se encuentran en nuestro estómago van a detectar que ya hay acidez en el estómago, por lo que la producción propia de ácidos se va a ver reducida, siendo mínimas las repercusiones para la salud de este órgano.

Maicena

Otro de los remedios caseros para la gastritis lo encontramos en la maicena. La maicena va a ser el papel de protector de estómago a la hora de la comida, por lo que se nos recomienda que echemos en agua una cucharada o dos de maicena y nos la tomemos.

La maicena se alojará en nuestro estómago y lo protegerá de los jugos gástricos, incluyendo además regular los mismos, por lo que el nivel de acidez se estabiliza.

Regaliz

De la planta del regaliz lo que más se suele utilizar es el tallo y las raíces para hacer todo tipo de productos dado su sabor inconfundible y además porque tiene muchas propiedades beneficiosas y que nos ayudan a digerir mejor las comidas.

Si queremos tener un estómago limpio y libre de bacterias como la Helicobacter pylori, es aconsejable morder o comer regaliz natural (no del que venden en las tiendas de golosinas) o tomar infusiones de la misma raíz.

Perejil

El perejil tiene diferentes principios activos que pueden ayudarte a conseguir una mejoría en el estómago con el paso de los días, siempre que lo consumas por las mañanas en ayunas y con el preparado que te vamos a mencionar.

Primero, tienes que hervir un poco de perejil picado, para que éste deje ir todos sus principios activos en el agua. Y, después, tienes que colarlo, para que no queden restos (este paso te lo puedes saltar si no te importa beberte los trocitos de perejil).

Después, lo puedes guardar en la nevera, y consumirlo cada mañana en ayunas. El frescor de esta bebida te ayudará a aligerar la sensación de ardor, mientras que sus principios activos trabajarán para curar la gastritis.

Por supuesto, si en algún momento sufres ardores, puedes tomar directamente esta bebida, aunque no sea por la mañana.

Hielo

El hielo también es un remedio natural y tradicional para la gastritis, aunque no tiene por qué ser necesario en la mayoría de casos. De hecho, lo habitual es que se utilice solo en los casos más graves, cuando da un ataque agudo y se siente mucho ardor.

Consiste, esencialmente, en aplicar el hielo directamente sobre el estómago para reducir la sensación de ardor justo en el lugar en el que se provoca el dolor.

Por supuesto, este sistema debe complementarse con otros que actúen en el interior del organismo, y que ayuden, también, a rebajar la sensación de ardor. El remedio del perejil o el de la pera pueden ser buenas opciones.

Gelatina fría

La gelatina fría también es una opción interesante para los momentos en los que la sensación de ardor es más fuerte. Además, es un remedio muy bueno para los más pequeños, porque les permite tomar algo que está rico, es fácil de comer incluso cuando se tiene mal el estómago, y les cura.

La gelatina no tiene ningún principio activo que la convierta en un producto sanador en sí mismo, pero, como está fresquita, y, además, tiene mucha agua, se consigue resolver en buena medida tanto el problema agudo, como el de más largo plazo.

Consumiendo gelatina con algo de frecuencia, y con algún otro remedio de esta lista, conseguirás hacer uso de uno de los remedios naturales para la gastritis en muy poco tiempo.

Pera rallada

Con la pera rallada sucede algo curioso, y hay que señalar que, en menor medida, también funciona bien con manzana. La pera rallada, cuando se deja unos minutos al aire libre, se “oxida”, y esa oxidación genera una serie de principios activos muy buenos para el estómago.

Además, la pera tiene una textura agradable para consumirla incluso cuando se tiene irritado el estómago, y cierto frescor. Además, es en un gran porcentaje, agua. Por lo tanto, tiene todo lo necesario para que rebaje notablemente los problemas estomacales.

Aceite de oliva

El aceite de oliva es uno de los productos con mayor uso en los remedios populares para la gastritis, y también tiene su lugar en las soluciones de la gastritis. No obstante, hay que señalar que no curará la gastritis aguda, sino que hará un trabajo de más largo plazo.

El aceite de oliva es un lubricante natural, por lo que, al consumirlo, conseguiremos que las paredes del estómago, que se encuentran doloridas por la gastritis, vayan volviendo poco a poco a su estado normal.

Además, durante el tiempo en que consumamos aceite de oliva, pero el estómago aún esté en malas condiciones, esa pequeña película de lubricación, ayudará a que los alimentos puedan pasar mejor, generando menos dolor.

Eso sí, cuando tengas ardores y ataques agudos de gastritis, esta no es la mejor opción. En esos casos, debes probar alguna de las opciones orientadas a la reducción de la sensación de calor, consumiendo algo fresquito.

Miel de abeja

La miel de abeja en agua tibia también es un remedio bastante recurrente y que se lleva utilizando cientos de años. Ayuda a disminuir la acidez de estómago y a curar las paredes de forma natural.

Solo tienes que añadir un par de cucharadas en agua tibia y consumirlo todos los días por la mañana, en ayunas.

Musicoterapia

Por último, aunque no es un remedio popular como los anteriores, y puede ponerse un poco más en cuestión la eficacia del resultado, lo cierto es que hay muchas personas que creen que la musicoterapia puede resultar positiva en el tratamiento.

Y no es nada absurdo. Al fin y al cabo, la gastritis tiene un origen, en buena medida, psicosomático. Es el estrés lo que genera los problemas estomacales. Por lo tanto, reduciendo el estrés, se puede reducir el dolor.

¿Y qué mejor forma de reducir el estrés que a través de la musicoterapia?

Eso sí, por mi parte, recomiendo que la musicoterapia se acompañe de otros remedios caseros para la gastritis, como los anteriormente mencionados, que siempre han sido utilizados por nuestras abuelas, y que se han demostrados efectivos a lo largo del tiempo.

Por último, debes saber que estos remedios con complementarios al tratamiento establecido por el médico y este debe permitir o no su utilización.

¿Quieres controlar tu gastritis para siempre?

No soy médico, tampoco nutricionista ni gastroenteróloga (especialista en problemas con el aparato digestivo), pero he mejorado los síntomas de la gastritis tras haber consultado a varios de estos especialistas.

Estuve sufriendo la gastritis durante mucho tiempo, e incluso me tuvo paralizada en la cama algunos días muy malos, hasta que encontré la forma de combatirla sin tener que estar midiendo todo lo que como cada día.

Si quieres saber cómo lo conseguí y qué puedes hacer para dejar de tener que sufrir por tu estómago día tras día, te recomiendo que le eches un vistazo a mi historia personal.

QUIERO LEER TU HISTORIA Y SABER CÓMO LIBRARME DE LA GASTRITIS Ir a Basta de GastritisIr a Basta de GastritisIr a Basta de Gastritis

Debes recordar que ante cualquier dolor o problema de salud y/o en caso de buscar asesoramiento, tienes que acudir a tu médico de confianza. Estos consejos son complementarios y deben ser supervisados por un médico profesional.

Tweet about this on TwitterShare on Facebook3Share on Google+0Pin on Pinterest0
Media 4.3 de un total de 7 votos.

LEER MÁS SOBRE EL TRATAMIENTO PARA LA GASTRITIS