Gastritis emocional: qué es, síntomas, causas y tratamiento

Causas y síntomas de la gastritis emocional

Antes de entrar a explicar el tratamiento para la gastritis emocional, debemos ponernos en contexto. Son muchos los estudios que se llevan realizando en las últimas décadas y en los que se puede comprobar la estrecha relación que existe entre las emociones o estados de ánimo con el bienestar físico.

Una persona que se encuentre feliz y se enfrente a la vida con optimismo podría tener menos probabilidades de caer enferma, mientras que otra persona que vive exactamente en las mismas condiciones y el mismo entorno, se encuentra triste o deprimida podría llegar a aumentar sus probabilidades de pasar por alguna enfermedad durante el transcurso de un año.

Esto se podría observar en ciertas personas o incluso animales, que cuando se encuentran mal anímicamente, se les empieza a ver de otra manera, pierden el pelo, su piel no es tan tersa como siempre o incluso pueden llegar a coger mucho peso. Todo esto podría estar relacionado con la afectación del sistema inmunológico.

De esta manera se afirmaría que las emociones nos hacen bien o mal en nuestro organismo, y este es el caso de la gastritis emocional, una inflamación de las paredes estomacales que viene originada por momentos duros por los que está pasando la persona afectada y que puede ir acompañada de una infección por posible alteración inmunológica.

En todo caso, hay que consultar con el especialista para que diagnostique y pueda solucionar esta alteración.

¿Qué causa la gastritis emocional?

Las principales causas de la gastritis emocional son, como indica la propia palabras: las emociones. Las emociones negativas podrían ser las que más van a afectar a nuestro aparato digestivo, puesto que son las que van a hacernos sentir el cuerpo más decaído, con menos fuerza y con malestar general.

Las causas por las que una persona emocionalmente puede sufrir un problema gástrico pueden llegar desde una ruptura con la pareja, la muerte de un ser querido o la pérdida de un empleo.

Son muchos los motivos por los que una persona puede sentirse triste o mal, tanto que incluso su estómago lo sufre causando daños a la larga en su tejido.

Síntomas de la gastritis emocional

Tratamiento de la gastritis emocional

Las personas afectadas pueden sufrir dos tipos de síntomas de la gastritis emocional. Por un lado son síntomas relacionados con su malestar emocional y por otro lado son los síntomas que se relacionan con el estómago.

Síntomas emocionales

Entre los síntomas emocionales que se encuentran en este tipo de enfermos podemos encontrar desde aquellas personas que no tienen ganas de salir a dar un paseo, que cualquier actividad le parece aburrida, o que se encuentra todo el día en la cama o llora sin motivo aparente.

Estas personas también suelen despegarse de sus seres queridos, apartándose de todo contacto físico, ya que desean estar en soledad sin que nadie les moleste.

Síntomas gástricos

Los pacientes a los que se les recomienda tratamiento para la gastritis emocional, suelen tener mucha falta de apetito, en ocasiones este factor es muy variante, ya que puede asociarse a un estado de apatía del enfermo que no desea realizar ninguna acción, pero por otro lado puede significar que su estómago está rechazando cualquier comida ya que tiene un problema en su interior.

Los dolores abdominales, sobre todo si se encuentran abajo del pecho, justo cuando acaba las costillas, los mareos o nauseas, o incluso los vómitos nos harán pensar que esta persona está sufriendo este tipo de gastritis.

Como en la mayoría de los casos de gastritis, estos síntomas solo pueden ser verificados si se acude al profesional en medicina. Este podría ver necesaria la realizalización de una serie de pruebas diagnósticas al paciente, como podría ser una gastroscopia.

Tratamiento y cura de la gastritis emocional

El tratamiento debemos dejarlo en manos del especialista, quien esta capacitado para ello, no obstante en este articulo vamos a hablar de algunas recomendaciones que podrían ayudar en estos casos y que serán complementarias al tratamiento médico.

La primera recomendación sobre el tratamiento para la gastritis emocional es: cambiar el estilo de vida, lo cual puede hacer que su gastritis pueda mejorar así como su día a día.

Otras recomendaciones para tratar la gastritis emocional

Para luchar contra la gastritis emocional debemos de disminuir las emociones negativas que el paciente tiene. Debe rodearse de personas que puedan apoyarlo y hacerlo sentir mejor. En este caso es la familia o los amigos los que deberían tratar de mover a la persona para que haga actividades diferentes a las que suele tener.

  • La compañía podría ayudar a que la persona se vaya olvidando de sus males, o al menos las compartirá con otras personas, y al no quedárselas por dentro, se sentirá más liberada, pudiendo mejorar así su humor.
  • Las actividades físicas se recomiendan para las afecciones de las personas que se encuentran deprimidas. Hacer ejercicio cada día, aunque sea únicamente un paseo de media hora, hace que nuestro cuerpo segregue una hormona llamada endorfina que ayuda a que nos sintamos mejor y más felices.
  • En ocasiones, las personas que se encuentran tristes tienden a caer más en la comida o en otras sustancias dañinas como el alcohol o el tabaco. Este es un buen momento para dejar de tomar estas sustancias y mejorar la alimentación con verduras, frutas y carnes saludables. Comer bien, al menos 5 veces al día, con tranquilidad y sin prisas, ayuda al sistema digestivo al proceso de la digestión, además estaremos aprendiendo una rutina alimenticia que nos ayudará no solo a intentar mejorar la gastritis de nuestro cuerpo sino a conseguir un estilo de vida mucho más recomendable.

Vídeo sobre la gastritis emocional

Fuentes y referencias:

Ante cualquier dolor o problema de salud y/o en caso de buscar asesoramiento, tienes que acudir a un médico. Recuerda que estos consejos son complementarios y que nunca te debes autodiagnosticar.


Escrito por el equipo de TratamientoGastritis.net


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


PARA LEER MÁS SOBRE ESTA AFECCIÓN GÁSTRICA: